No me voy a quedar en casa llorando, mientras vos te divertís con ella (que horrible fue decirlo). Pero tengo que aceptarlo, es la realidad, y aunque no me guste es así, peor seria mentirme a mi misma y seguir creyendo que vos sentís algo por mí, lo cual es una locura. Y una mentira.

Lo que si te pediría, es que con esto no te hagas el indiferente como soles hacer siempre. Seria muy doloroso para mi que además de todo lo que me hiciste hagas como que no paso nada, y peor todavía: como que no tenés la culpa de nada.

Pero quiero que sepas que, aunque ahora me sienta como el culo, fuiste lo mejor que me pasó hasta ahora. Que sin querer, cada día que hablamos, o que te vi, me hiciste muy feliz, y me alegraste los días, que a pesar de que no paso NADA DE NADA, me enamoraste. Con tus idas y vueltas, con tu particularidad, tu personalidad impredecible, tu voz, tus ojos, todo absolutamente todo, y que no hay algo de vos que no me guste. Hasta tus defectos para mi, son perfectos. Y estar con vos, verte pasar, saludarte, cruzar dos palabritas, hablar horas en el MSN, para mí era lo mejor del día.

Y que siempre me pasaba las horas planeando como cruzarnos “casualmente”. Si, fuiste muy importante para mí, y ni te lo imaginas.

De ninguna manera esperes que me olvide algún día de vos, porque para mi vas a estar siempre.

Te juro que espero algún día poder decírtelo a vos.

Fuiste lo mejor que me pasó, fuiste perfecto, me hiciste sentir lo que nadie nunca logró, sin ni siquiera darte cuenta.